• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

Las heridas centrales

Actualizado: 2 de jul de 2020


Para abordar nuestras creencias negativas centrales y las heridas centrales que nos sacan del autocentrado y la conexión a tierra, debemos observar las frustraciones e irritaciones que sentimos en la vida cotidiana, escuchando el diálogo interno que tenemos que es negativo sobre nosotros mismos, negativo sobre otros, negativos sobre nuestras condiciones. La herida central de muchas personas se genera en sus primeros recuerdos durante la infancia, y este dolor emocional puede haberse definido en vidas anteriores en situaciones similares. Cuando se jugó el mismo tema emocional y no se resolvió ni se curó, se repite en esta vida actual.

Profundizando en la herida central del dolor y el miedo emocional no curado, nos lleva al estudio del caso clásico de las paredes de separación del ego, de sentirse desconectado, de no  experimentar o sentir amor incondicional y autoaceptación. Cada persona crecerá para desarrollar sus propios mecanismos de defensa del ego que refuerzan las experiencias de separación, lo que nos aleja de dar o recibir amor incondicional. Cuando vivimos con miedo, nuestro cuerpo se contrae y retenemos nuestro corazón, reprimiendo nuestros sentimientos, reteniendo una comunicación auténtica y veraz que aumenta el dolor emocional y mental. Cuando vivimos en un estado de miedo, nuestro cuerpo se contraerá por la tensión, se contraerá para dar y recibir amor incondicional, y esta negación del amor propio es la causa principal de continuar experimentando y acumulando dolor emocional. Nuestras creencias en torno a la familia y nuestras conexiones con los linajes familiares darán una idea importante y pistas sobre las creencias y heridas negativas con las que estamos luchando y que hemos heredado.


Cuando se sufre abuso en la infancia, se forman vínculos destructivos y vínculos negativos dentro de ese niño, que se llevan a la edad adulta si no se eliminan. Para liberar el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu de la esclavitud del trauma inducido por los padres u otras personas cuando éramos niños, debemos asumir la responsabilidad de aprender a amarnos a nosotros mismos y perdonar incondicionalmente lo que nos ha sucedido. Esta acción disuelve la causalidad y los efectos consecuentes, así como los enredos posteriores que este dolor ha creado a lo largo de la línea de tiempo del niño, hasta la edad adulta.

Si tenemos una visión de la humanidad como Almas eternas que entran en la realidad material para aprender lecciones para crecer y purificarnos espiritualmente, es más fácil ver que la mayoría de las personas han olvidado quiénes son realmente, ya que llevan muchas máscaras de identidad falsas. Hoy es raro encontrarse con personas completamente honestas, equilibradas y auténticas.

La herida central de la que nos escondemos es el shock y el trauma que experimentamos cuando nos sentimos separados del amor incondicional. Esta herida central organiza nuestra identificación del ego de maneras que nos ayudan a sentirnos más seguros en el mundo, muchas veces drenando nuestra creatividad, amor y conexiones sexuales. Superar nuestra resistencia para enfrentar el dolor o el miedo interno requiere que pasemos por la noche oscura del proceso del alma, para que podamos experimentar el conocimiento directo de que podemos superar nuestro miedo y dolor, y conectarnos completamente, para experimentar el estado de amor incondicional. Muchas personas requieren una crisis espiritual, que comienza como una crisis de la vida de algún tipo, para llegar al nivel de desesperación que los empuja a dejar todo por completo. En esta fase de dejar ir a través de la muerte del ego, se encuentran en un nuevo estado de conciencia con un corazón abierto que libera las compuertas del amor incondicional, la compasión y la empatía.


Cuando nos resistimos al proceso emocional y espiritual requerido para abordar nuestras heridas y dolores ocultos, puede ocuparnos durante muchos años en la búsqueda de un trabajo de curación psicológica, emocional y espiritual. La herida central se genera comúnmente en las áreas preverbales o no verbales del cerebro, el cuerpo y la conciencia, por lo tanto, está muy entrelazada con el cuerpo físico, el Sistema Nervioso Central y el funcionamiento de las tres capas del ego. Si no hay autoconciencia del dolor que se produce al desencadenar esta herida central, la herida se apodera del cuerpo y se ejecuta automáticamente a través del sistema nervioso y el cerebro.

Para traer amor incondicional y estabilizarlo en nuestro cuerpo y conciencia consciente, necesitamos identificar los sistemas de creencias organizadores que desencadenan nuestro dolor central. Debemos recordar quiénes somos en nuestra esencia espiritual, nuestro sentido del verdadero ser central, antes de asumir la creencia basada en el miedo de que estábamos separados del amor.

Si estamos dispuestos a sentir la herida que provocó el dolor generado por nuestra separación del amor incondicional, esto nos revela dónde se encuentra la herida en nuestro cuerpo, o dónde reside el vacío negro. Nuestras heridas centrales se manifiestan como un vacío o un agujero negro en algún lugar de nuestro cuerpo, que generalmente se encuentra en el centro del corazón, y esto interfiere con nuestra capacidad de estar enraizados en nuestro ser central. Una vez identificados, los agujeros negros del dolor deben llenarse con la luz del amor incondicional y el perdón.

Limpiar el cuerpo del dolor es un paso tan importante para estabilizar nuestro núcleo y volverse interno. Debido a las fuertes fuerzas que se ejercen en nuestro entorno durante este tiempo, se siente apropiado terminar con algunos consejos prácticos en forma de ejercicio que pueden ser de apoyo.


Ejercicio rápido sugerido

Para ir más allá de los miedos centrales y recuperar el ser central, este ejercicio rápido puede ser útil:

Obtenga el sistema de creencias: identifique las creencias negativas o el sistema de creencias que impulsa la herida central, que propaga el dolor emocional y mental, deja residuos de miedo y sensaciones de constricción en su cuerpo.

Conéctese a su cuerpo físico: identifique dónde se puede sentir el dolor central o la herida en su cuerpo y partes del cuerpo. Presta atención y observa cómo tu cuerpo se contrae y cierra con miedo cuando sientes tu dolor central o tu herida central.

Observa el miedo, testigo: mantente presente en el miedo y el dolor centrales sin tratar de cambiarlo de inmediato. Obsérvelo como está conectado con su ser físico y su ser biológico. No intentes hacer que el miedo o la herida sean algo positivo, ni regatearlo, solo permítete estar completamente presente con el miedo y el dolor, sin creer que es verdad. Llámalo por lo que es, el ego negativo o las características de la mente de depredador.

Experimente la vulnerabilidad mientras siente dolor: esté abierto a sentir la vulnerabilidad que el dolor puede hacerle sentir, sin asignar ninguna etiqueta o valor de bueno o malo. Permanezca presente para experimentar un dolor insoportable como energía, forma de pensamiento y vibración, permaneciendo lo más abierto posible para presenciarlo en su cuerpo. Si puede concentrarse en la sensación de ser vulnerable, permítase ser completamente inocente, sabiendo que sentirse cómodo con la vulnerabilidad emocional es una gran fortaleza.

Invita en Amor Incondicional: Recuerda e imagínate en tu cuerpo espiritual eterno antes de que esta herida central, dolor y creencias negativas existieran. En su mente, rodee completamente el miedo, el vacío o la negrura en el cuerpo y el área del dolor, con el amor incondicional, la luz y el poder Divino. Vea todo su cuerpo iluminado en imágenes libres , iluminadas, libres y liberadas del dolor.

73 vistas
©

Buscar

©