• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

Acciones destructivas

Actualizado: 15 de oct de 2019



Todos los seres vivos tienen una conciencia sensible, el dolor y el sufrimiento que ocurren mientras están en el cuerpo continúan ocurriendo mientras están fuera del cuerpo, especialmente cuando ese dolor permanece sin ser reconocido, oculto y sin curar. El cuerpo físico de todos los seres vivos es el depósito que contiene algún tipo de conciencia del alma sensible y constituye un cuerpo energético-espiritual que está interconectado con cuerpos de conciencia colectiva más grandes. Por lo tanto, las consecuencias energéticas y espirituales de las acciones destructivas, esas acciones oscuras que pretenden generar daño, sufrimiento y trauma emocional en la raza humana, no abandonan el reino físico. Cuando una persona, un animal o un ser vivo es dañado o asesinado de manera traumática y sufre, el resultado energético y la vibración de ese daño y sufrimiento se incrustan en la memoria del cuerpo terrestre, y en la memoria de esa persona y de todos aquellos que están interconectados. El resultado energético de ese dolor no curado también puede adherirse al cuerpo de otras personas, o si se trata de un trauma global masivo, afecta la memoria de toda la especie humana.


Comprenda claramente que la implicación espiritual-energética de toda la tortura y el dolor humano, infligidos en las formas de vida, sin importar cuán grande o pequeña sea, se registra en el campo de la Tierra, y esta información no se borra, transita o neutraliza, hasta que ese dolor sea presenciado y espiritualmente curado. Imagine este dolor acumulativo que impacta el bienestar y la cordura de las personas en la Tierra. No son conscientes de que este dolor colectivo está conectado a su persona. ¿Podría ser esto sintomático de la epidemia masiva de medicamentos anestésicos para el dolor a los que millones son adictos solo para aliviar algo de su sufrimiento?

94 vistas
©

Buscar

©