• https://www.facebook.com/Akashicosorg-315728725826506/?modal=admin_todo_tour

Dejar ir

Artista: Gyuri Lohmüller


"El hombre es más miserable, más inquieto e insatisfecho que nunca, simplemente porque la mitad de su naturaleza, la espiritual, está hambrienta de comida verdadera, y la otra mitad, "la material", está alimentada con mala comida.~ Pablo Brunton


“Dejar ir implica ser consciente de un sentimiento, dejar que surja, quedarse con él y dejar que siga su curso sin querer cambiarlo ni hacer nada al respecto. Significa simplemente dejar que el sentimiento esté ahí y concentrarse en dejar salir la energía detrás de él. El primer paso es permitirse tener el sentimiento sin resistirlo, ventilarlo, temerlo, condenarlo o moralizarlo. Significa dejar de juzgar y ver que es sólo un sentimiento. Deja ir el querer resistir el sentimiento. Es la resistencia lo que mantiene el sentimiento. Cuando dejes de resistirte o de tratar de modificar el sentimiento, cambiará al siguiente sentimiento y estará acompañado por una sensación más ligera. Un sentimiento al que no se resiste desaparecerá a medida que la energía detrás de él se disipa.


Al comenzar el proceso, notará que tiene miedo y culpa por tener sentimientos; habrá resistencia a los sentimientos en general. Para dejar que surjan los sentimientos, es más fácil dejar de lado la reacción de tener los sentimientos en primer lugar. El miedo al miedo en sí mismo es un excelente ejemplo de esto. Suelta primero el miedo o la culpa que tienes sobre el sentimiento y luego sumérgete en el sentimiento mismo. Al soltar, ignora todos los pensamientos. Concéntrate en el sentimiento en sí, no en los pensamientos. Los pensamientos son interminables y se refuerzan a sí mismos, y solo engendran más pensamientos. Los pensamientos son meras racionalizaciones de la mente para tratar de explicar la presencia del sentimiento. La verdadera razón del sentimiento es la presión acumulada detrás del sentimiento que lo obliga a surgir en el momento. Los pensamientos o eventos externos son solo una excusa inventada por la mente. A medida que nos familiaricemos con dejar ir, nos daremos cuenta de que todos los sentimientos negativos están asociados con nuestro miedo básico relacionado con la supervivencia y que todos los sentimientos son simplemente programas de supervivencia que la mente cree que son necesarios.


La técnica del soltar deshace los programas progresivamente. A través de ese proceso, el motivo subyacente detrás de los sentimientos se vuelve cada vez más evidente. Estar rendido significa no tener emociones fuertes sobre algo: “Está bien si sucede, y está bien si no sucede”. Cuando somos libres, hay un abandono de los apegos. Podemos disfrutar de una cosa, pero no la necesitamos para nuestra felicidad. Hay una disminución progresiva de la dependencia de cualquier cosa o persona fuera de nosotros mismos. Estos principios están de acuerdo con la enseñanza básica de Buda de evitar el apego a los fenómenos mundanos, así como con la enseñanza básica de Jesucristo de “estar en el mundo pero no ser de él”.


A veces entregamos un sentimiento y notamos que regresa o continúa. Esto se debe a que aún queda más por entregar. Hemos reprimido estos sentimientos toda nuestra vida y puede haber mucha energía empujada hacia abajo que necesita surgir y ser reconocida. Cuando se produce la rendición, hay un sentimiento inmediato más ligero y feliz, casi como un “subidón”. Al soltar continuamente, es posible permanecer en ese estado de libertad. Los sentimientos van y vienen, y finalmente te das cuenta de que no eres tus sentimientos, sino que el verdadero "tú" simplemente los está presenciando. Dejas de identificarte con ellos. El “tú” que está observando y está al tanto de lo que sucede siempre permanece igual. A medida que te vuelves más y más consciente del testigo inmutable en tu interior, comienzas a identificarte con ese nivel de conciencia. Progresivamente te conviertes principalmente en el testigo más que en el experimentador de los fenómenos. Te acercas más y más al Ser real y comienzas a ver que los sentimientos te habían engañado todo el tiempo. Pensaste que eras víctima de tus sentimientos. Ahora ves que no son la verdad sobre ti mismo; simplemente son creados por el ego, ese recolector de programas que la mente ha creído erróneamente que son necesarios para la supervivencia”. —David Hawkins,

16 visualizaciones
©

Buscar

©