• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

El Cuerpo Radial

Actualizado: 20 de jun de 2020


Dentro de la anatomía espiritual del cuerpo de luz humano, hay capas extremadamente refinadas de cápsulas de tejido que actúan como una piel energética que mantiene unidas las cinco capas esféricas de los cuerpos de tríadas horizontales que se conocen colectivamente como el Cuerpo Radial. Las cinco cuadrículas de tríadas horizontales son dominios de energía esféricos que mantienen el campo morfogenético para los cuerpos mentales y las estaciones de identidad en el tiempo. El Cuerpo Radial contiene esferas dentro de esferas que forman cápsulas de tejido o membranas alrededor de todas las capas de nuestros cuerpos de tríadas horizontales, que son escudos estructurales que actúan de manera similar a las vigas que soportan la carga y al piso de nuestra vivienda espiritual interior.

Todas las formas vivas tienen un cuerpo radial que rodea cada dominio esférico en cada nivel de densidad y que ejecuta las corrientes de fuerza vital a través de un conjunto de instrucciones dentro del plano del cuerpo de luz. Para cada ser biológico, esto se forma en esta cápsula esférica similar a la piel que rodea todo nuestro cuerpo físicamente manifestado. El cuerpo radial se compone de los cinco cuerpos tríada horizontales que se forman en tres esferas en capas o escudos estructurales. Los escudos horizontales son las plantillas organizativas que instruyen la conciencia en el cuerpo y sus corrientes de fuerza de vida multidimensionales, dirigiendo la configuración en la que se doblan las ondas de luz y sonido para crear la totalidad del holograma en capas dimensionales. Cada escudo horizontal gobierna las funciones de esa capa dimensional particular en el tiempo y el espacio, y se conecta directamente al proceso de encarnación espiritual que controla aún más el mecanismo de las espirales en cada dominio esférico. Cuando los cuerpos horizontales se unen dentro de un campo de trinidad, entonces dos capas de los escudos en cada dominio esférico se activan alineando las cápsulas de tejido y estos cuerpos se fusionan, lo cual es intrínseco al proceso de integración del cuerpo espiritual y al alineamiento de ascensión para facilitar la encarnación de las identidades de conciencia superior.


A medida que las corrientes de fuerza vital multidimensionales se mueven a través de las líneas de meridianos y dentro de cada una de las cinco capas horizontales esféricas que componen el Cuerpo Radial, la conciencia proyecta el plano que externaliza la proyección holográfica. Dentro de las cápsulas de tejido de los cuerpos de tríadas horizontales que se forman en el cuerpo Radial colectivo, similar a la estructura nadis, existen riachuelos de energía extremadamente refinados llamados Radis. Estos riachuelos energéticos actúan como el modulador de las corrientes de fuerza vital que se mueven entre los reinos no manifestado y manifiesto que corren hacia los sistemas de circulación de energía de los campos de merkaba que entregan los conjuntos de instrucciones en todo el cuerpo. El Radis es responsable de convertir las corrientes de fuerza vital de luz y sonido primarias en unidades electromagnéticas que son iónicas para generar una amplia gama de interacciones químicas para la ionización biológica. Un ion es un átomo o molécula que tiene una carga eléctrica neta con electrones adicionales o electrones faltantes. Por lo tanto, las corrientes de fuerza vital primarias generan campos iónicos que generan el espectro de ondas de frecuencia y plasmas que son la base del electromagnetismo en los universos armónicos inferiores.


El cuerpo radial funciona de manera muy similar a la pantalla de proyección que crea nuestro holograma en movimiento y determina la calidad de la vida que experimentamos en el momento presente. De esta manera, podríamos considerar el Cuerpo Radial como nuestro filtro o lente de conciencia, a través del cual nuestra conciencia puede percibir la realidad multidimensional o el tiempo eterno. Las estructuras del cuerpo radial son las que facilitan la secuencia de transducción del nacimiento para que la conciencia multidimensional experimente la materia física mientras está en una plantilla holográfica de cuerpo ligero. Está en el punto cero, la intersección del pulso pasado con el futuro que existe en el tiempo eterno y en el momento presente, que se cruza y se comunica directamente con el Cuerpo Radial. Mientras está en la presencia de un testimonio compasivo, es el Cuerpo Radial el que proyecta su conciencia fuera del tiempo mientras mantiene el punto cero.

30 vistas
©

Buscar

©