top of page
  • https://www.facebook.com/Akashicosorg-315728725826506/?modal=admin_todo_tour

El HofJuden (Judíos de la corte)

Actualizado: 29 ene


Uno está siempre más influido de lo que cree por las ideas que combate -Simone de Beauvoir


En los siglos XVII y XVIII, lo que emerge en Europa es una clase de judíos llamados “judíos de la corte” o como se los conoce en alemán “Hofjuden”.


Estos eran judíos que utilizaban sus contactos entre el grupo minoritario de judíos, para proveer de especias, armas, metales preciosos y joyas a los gobernantes locales quienes empleaban a estos “judíos de la corte” como asesores financieros, diplomáticos y delegados en el negocio de las importaciones y las exportaciones. Como devolución a los servicios prestados, los Hofjuden recibían privilegios sociales incluyendo títulos de nobleza y por lo tanto podían vivir fuera de los ghettos.


Debido a que estaban protegidos por jurisprudencia de la nobleza se encontraban exceptos de la jurisprudencia rabínica siendo mas poderosos que los rabinos mismos debido a su riqueza e incluso muchos de ellos eran los principales donantes para las sinagogas.


Estos Hofjuden tenían negocios importantes y poder político y como estamos describiendo poseían un status social destacado en la sociedad europea. Es decir que anterior al periodo de la emancipación, estos judíos con un status excepcional tenían privilegios que otros judíos no poseían.


La Masonería o Francmasonería se define a sí misma como una institución secreta de carácter no religioso, filantrópica, simbólica y hasta filosófica, fundada en un sentimiento de fraternidad y tiene como objetivo la búsqueda de la verdad a través de la razón y fomentar el desarrollo intelectual y moral del ser humano además del progreso social. Los masones se organizan en estructuras de base denominadas logias e incluso tienen hasta el día de hoy asociaciones, sucursales o ramificaciones por todo el mundo.


Esta estructura fraternal es reconocida por tratar a judíos y cristianos como iguales, los judíos eran bienvenidos a sus asociaciones. No solo eso sino que esta asociación se apropia de algunos rituales judíos. Tenían una fascinación por el ejemplo con el Gran Templo de Jerusalem y éste desarrolla parte de su propia vida ritual. La francmasonería logro poner a los judíos junto a los cristianos de tal modo que era posible para los judíos como minoría sentir que tenían un status social igual al de los cristianos como mayoría.


Amschel Mayer Rothschild tuvo cinco hijos que juntos formaron una de las familias de banqueros más poderosas de la historia. Amschel murió en 1812, lo que significa que pudo haber conspirado activamente con los federalistas que intentaron fundar el primer banco federal de Estados Unidos en 1791. En 1789, Amschel estaba ayudando a la Casa de Hesse y a la Corona británica en sus intentos de socavar a Napoleón.


Mayer Amschel Rothschild tomó las riendas de su padre. Era un Caballero de Malta. Los judíos masónicos de élite han trabajado durante mucho tiempo como hombres de dinero y asesores de los turcos, los hunos y la Iglesia de Roma. Mayer murió en 1855, lo que significa que estaba en condiciones de implicarse en la conspiración para abrir el segundo banco federal de Estados Unidos.


Nathan Mayer Rothschild estaba a cargo de la sucursal londinense del cartel bancario de su familia. Ya desde 1804 trabajaba en la Bolsa de Valores. Fundó su banco en Londres en 1811. Murió en 1836. Por supuesto, mucho antes de la época de Nathan, los financieros judíos habían estado activos en Inglaterra. Por ejemplo, durante la Guerra Civil (1642-1651), Manasseh Ben Israel financió al tirano Oliver Cromwell. Cromwell personalmente anuló la legislación que prohibía la entrada de judíos a Inglaterra.


James Mayer Rothschild fue consejero de dos reyes franceses. Altamente condecorado, él y sus cuatro hermanos recibieron el título hereditario de Barón de manos de Francisco II de Austria (el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico). James también fue nombrado cónsul general del Imperio austríaco y, en 1823, recibió la Legión de Honor francesa. Los predecesores de los Rothschild fueron la familia Hahn. Los Rothschild están emparentados con los Bauer, Oppenheimer, Warburg y Schiff.


Estas familias criminales sabateas (luciferinas), escondidas detrás del judaísmo ortodoxo, eran hábiles lugartenientes de la realeza. Ellos fueron y no son los Arquitectos del Control, como creen muchos autores mal informados.


Los hechos muestran que los nacionalistas traidores (o deberíamos decir internacionalistas), como Hamilton, Morris, Solomon, Burr y Biddle, no se preocupaban por los mejores intereses de los estadounidenses comunes y corrientes. Por el contrario, a través de su Constitución, y más tarde a través de sus bancos y casas de crédito, buscaron subyugar y empobrecer a los ciudadanos de Estados Unidos. En sus excelentes libros The Secret Terrorists y Enemy Unmasked, Bill Hughes detalla los métodos de mano dura utilizados por Biddle para obligar al cauteloso presidente Andrew Jackson a encargar la fundación del Banco Federal:


Biddle respondió a la negativa de Jackson a permitirle restablecer el banco central reduciendo la oferta monetaria del país. Lo hizo negándose a conceder préstamos. Al hacerlo, trastocó la economía y el dinero desapareció. El desempleo aumentó. Las empresas quebraron porque no podían pagar sus préstamos... Tan confiado estaba que se jactó públicamente de haber causado las guerras económicas en Estados Unidos.


¿No hay peligro para nuestra libertad e independencia en un banco que por su naturaleza tiene tan poco que lo vincule a nuestro país? ¿No hay motivos para temblar por la pureza de nuestras elecciones en paz y por la independencia de nuestro país en guerra? Controlar nuestra moneda, recibir nuestro dinero público y mantenerse dependientes sería más formidable y peligroso que una potencia naval y militar del enemigo - Presidente Andrew Jackson


Debido a que Andrew Jackson resistió persistentemente las amenazas y las estratagemas de los banqueros, fue víctima de un intento de asesinato. El pistolero era un tal Richard Lawrence. G. Edward Griffin escribió:


…Lawrence...se jactó ante sus amigos de que había estado en contacto con personas poderosas en Europa que habían prometido protegerlo del castigo en caso de que lo atraparan - (La criatura de la isla Jekyll)


Los banqueros federales provocaron la Depresión de 1929 y se encargaron de que miles de empresas estadounidenses quedaran arruinadas. Ellos financiaron a Adolf Hitler y financiaron a los asesinos bolcheviques de Lenin. Las avariciosas organizaciones financieras que asolan el planeta, como el Banco Mundial y el FMI (Fondo Monetario Internacional), no son más que tentáculos del Sistema Federal.


Inmensas sumas pertenecientes a nuestros depositantes nacionales han sido entregadas a Alemania sin garantía alguna... Miles y miles de millones de nuestro dinero han sido inyectados en Alemania por la Junta de la Reserva Federal y los Bancos de la Reserva Federal - H. S. Kenan (El Banco de la Reserva Federal)


Sir Joseph Stamp fue director del Banco de Inglaterra de 1928 a 1941. Se refirió abiertamente al colosal poder de los banqueros:


El sistema bancario moderno fabrica dinero de la nada. El proceso es quizás el juego de manos más sorprendente que jamás se haya inventado. La banca fue concebida en iniquidad y nacida en pecado. Los banqueros son dueños de la Tierra. Quítaleslo, pero déjales el poder de crear dinero, y con un movimiento de pluma crearán suficiente dinero para volver a comprarlo... El presidente Thomas Jefferson no era masón y no estaba interesado en lo más mínimo en acumular riqueza personal. No amaba al banco federal y dejó clara su posición:


Un banco central privado que emita moneda pública es una amenaza mayor para las libertades del pueblo que un ejército permanente... No debemos permitir que nuestros gobernantes nos carguen con una deuda perpetua.


Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los ejércitos permanentes. Si el pueblo estadounidense alguna vez permite que los bancos privados controlen la emisión de su moneda, primero mediante la inflación y luego mediante la deflación, los bancos y las corporaciones que crecerán alrededor de los bancos privarán a la gente de toda propiedad hasta que sus hijos se despierten sin hogar, el continente que conquistaron sus padres.


Jefferson también advirtió que, aunque Estados Unidos debería hacer negocios con otros países, debe mantenerse al margen de sus asuntos internos y evitar verse envuelto en conflictos extranjeros. Esta política por sí sola habría salvado a Estados Unidos y a los estadounidenses de enormes sufrimientos y pérdidas. Jefferson sabiamente dijo: Comercio con todas las naciones, alianza con ninguna.


Sin embargo, la reputación de Jefferson se ve empañada por varios motivos, entre ellos el nombramiento del agente británico Albert Gallatin como Secretario del Tesoro en 1801. Ese mismo año, Gallatin también fue nombrado vicepresidente. Lamentablemente, una estatua del engañoso Gallatin, nacido en Ginebra, permanece hasta el día de hoy frente al edificio del Tesoro de los Estados Unidos en Washington DC.


Es interesante y sugerente observar que el sistema bancario de Alexander Hamilton era exactamente paralelo al utilizado por los banqueros británicos. Estaba a favor de lo que se conoce como el sistema capitalista tontine:


Su plan de tontina, inspirado en la tontina británica de 1789, implicaba un sistema de derechos de pagos anuales a los supervivientes, convirtiéndose las anualidades resultantes en el medio para crear una clase inversora permanente - Frank Bourgin (El gran desafío: El mito del laissez-faire en la República Temprana)


Figuras políticas de inteligencia y astucia conocieron el verdadero motivo de la Guerra de la Independencia. Sabían que tenía que ver con dinero y usura, y con colonización, confiscación y extorsión a nivel nacional. Sabían que el conflicto fue fomentado por los bancos británicos y europeos, deseosos de establecer control sobre Estados Unidos, como lo habían hecho en todo el mundo. Este hecho lo admite el agente británico Benjamin Franklin cuyo comentario nos lleva al meollo de la cuestión:


La incapacidad de los colonos de obtener el poder para emitir su propio dinero permanentemente fuera de las manos del rey Jorge III y los banqueros internacionales, fue la razón principal de la guerra revolucionaria.


Los colonos no pudieron liberarse de las garras de los banqueros internacionales y los señores reales. La Guerra de Independencia no fue una victoria para los ciudadanos de Estados Unidos. Al contrario, fue una victoria más de la aristocracia que ha controlado Estados Unidos desde el principio.


Al igual que con el primer banco real, el gobierno había sido el único depositánte que había aportado dinero real, y el resto se había obtenido de préstamos que los inversores se hacían entre sí, utilizando la magia de la banca de reserva fraccionaria. Cuando llegó el momento de renovar los estatutos, los banqueros advirtieron de los malos tiempos que se avecinaban si no conseguían lo que querían. La carta no fue renovada. Cinco meses después, Gran Bretaña atacó a Estados Unidos y comenzó la guerra de 1812 - (El dinero como historia)


Pocas personas son conscientes hoy de que la historia de Estados Unidos, desde la Revolución de 1776, ha sido, en gran parte, la historia de una lucha épica para liberarse y mantenerse libre del control de los bancos internacionales europeos. Esta lucha finalmente se perdió en 1913, cuando el presidente Woodrow Wilson firmó la Ley de la Reserva Federal, poniendo al Cartel Bancario Internacional a cargo de crear el dinero de Estados Unidos - Paul Grignon (Dinero como Deuda)


Thomas Jefferson mencionó directamente el nefasto poder de los banqueros y dijo desesperadamente:


Ojalá fuera posible obtener una única enmienda a nuestra Constitución, quitando al gobierno federal su poder de endeudamiento.


Después de que la banda de Alexander Hamilton estableció el Banco Federal y el poder judicial con su poder ilimitado, las ilusiones de Jefferson sobre el destino de Estados Unidos desaparecieron. En 1821, cinco años antes de morir, dejó constancia de sus recelos y presentimientos:


Durante mucho tiempo... ha sido mi opinión... que el germen de la disolución de nuestro poder judicial federal está en la constitución del poder judicial federal; un cuerpo irresponsable que trabaja como la gravedad de noche y de día, ganando un poco hoy y un poco mañana, y avanzando con su paso silencioso como un ladrón sobre el campo de jurisdicción, hasta que todo sea usurpado a los estados, y el gobierno de todos sea consolidado en uno solo. A esto me opongo, porque cuando todo gobierno... sea atraído hacia Washington como el centro de todo poder, dejará impotentes los controles que un gobierno ejerce sobre otro, y se volverá tan venal y opresivo como el gobierno del que proviene nos separamos.Nuestro gobierno está tomando ahora un rumbo tan firme que muestra por qué camino llegará a la destrucción, es decir, a través de la consolidación primero y luego de la corrupción, sus consecuencias necesarias.


Al año siguiente, la percepción de Jefferson se agudizó aún más. Sus palabras revelan la precisión de su previsión:


Si alguna vez este vasto país queda bajo un solo gobierno, se producirá una de las mayores corrupciones...


De hecho, Jefferson tenía dudas sobre la situación en Estados Unidos muchos años antes de escribir estas palabras. Entre 1784 y 1789 había estado viviendo en Francia como ministro en ese país. A su regreso a Estados Unidos quedó horrorizado al ver el poco efecto que habían tenido los grandes preceptos y condiciones de la Declaración de Independencia, que él había formulado principalmente. Alfred Jay Knock explica:


Al llegar a Nueva York y retomar su lugar en la vida social del país, se sintió muy deprimido al descubrir que los principios de la Declaración se habían olvidado por completo. Nadie habló de derechos naturales y de soberanía popular; en realidad, parecería que nadie había oído hablar de ellos. Por el contrario, todo el mundo hablaba de la necesidad apremiante de una autoridad coercitiva central fuerte, capaz de frenar las incursiones que el "espíritu democrático" probablemente incitaría contra "los hombres de principios y propiedades"... Claramente, aunque la Declaración podría haber sido la carta de independencia americana, no fue en ningún sentido la carta del nuevo Estado americano - (Nuestro enemigo: el Estado)


Thomas Jefferson junto con William Paterson, Thomas Paine, Patrick Henry y Samuel Adams, antepuso los derechos estatales a las demandas de los insaciables y tiránicos federalistas. Entendió que la Constitución funciona a nivel estatal, pero no funciona cuando es interpretada e implementada a nivel federal, por hombres que no sólo pueden obligar a los estados a someterse a la voluntad federal, sino que imprimen dinero para encubrir así sus fracasos y perpetuar sus políticas insostenibles que serían derribadas a nivel estatal.


Patrick Henry, crítico desde hace mucho tiempo de los redactores de la Constitución, también previó claramente el totalitarismo de los federalistas:


Mi gran objeción a este Gobierno es que no nos deja los medios para defender nuestros derechos; o de hacer la guerra contra tiranos... ¿Tenemos los medios para resistir a ejércitos disciplinados, cuando nuestra única defensa, la milicia, está en manos del Congreso? - (Discurso del 5 de junio de 1788)


¿Leíste alguna vez acerca de alguna revolución en alguna nación, provocada por el castigo de aquellos en el poder, infligida por aquellos que no tenían poder alguno?... ¿El opresor alguna vez soltará a los oprimidos? ¿Hubo alguna vez un caso? ¿Pueden los anales de la humanidad mostrar un solo ejemplo en el que los gobernantes, sobrecargados de poder, dejaran ir voluntariamente a los oprimidos? - ibídem


También tendremos un ejército permanente para ejecutar las execrables órdenes de la tiranía - ibid.


Alfred Jay Nock resume la parodia y la tragedia con estas palabras:


En ninguna parte de la historia del período constitucional encontramos la más leve sugerencia de la doctrina de los derechos naturales de la Declaración, y encontramos que su doctrina de la soberanía popular no sólo continúa en suspenso, sino que constitucionalmente está impedida de reaparecer. En ninguna parte encontramos rastro de la teoría de gobierno de la Declaración; por el contrario, la encontramos expresamente repudiada. El nuevo mecanismo político era una réplica fiel del antiguo modelo británico desestablecido, pero hasta ahora mejorado y fortalecido como para ser incomparablemente más cercano y eficiente... presentando posibilidades más atractivas de captura y control - (Nuestro enemigo: el Estado)


Nada de lo que hacen los gobiernos es nuevo. Los déspotas dentro del gobierno operan según planes que se repiten de diversas maneras a lo largo de generaciones. Su control es ayudado e instigado por sus cómplices en los medios de comunicación. Los políticos y los expertos de los medios de comunicación son instruidos por señores que controlan los bancos privados y las fundaciones "filantrópicas".


El sentimiento público lo es todo. Con el sentimiento público nada puede fallar. Sin ello nada puede tener éxito. El que moldea la opinión es mayor que el que promulga las leyes -Abraham Lincoln


En muchos casos, los políticos, los periodistas y los banqueros están ellos mismos bajo la tutela y dirección de la aristocracia británica y europea que ha formado el "tablero", por así decirlo, en el que se juegan los grandes juegos geopolíticos.


Los conspiradores que organizan el juego geopolítico son cautelosos y no quieren que sus verdaderas lealtades o sus planes diabólicos queden expuestos públicamente. Cada grupo e individuo conspirador sabe lo vulnerables que son. Saben que los hechos sobre sus verdaderas lealtades y agendas nunca deben filtrarse a las masas en general. Su éxito depende de la apatía y la ignorancia humanas.


En "Red Dusk and the Morrow"... de Sir Paul Dukes, ex jefe del Servicio Secreto Británico en Rusia, leemos que un lituano preguntó a un prominente bolchevique cómo se mantenía el régimen. La respuesta fue: "Nuestro poder se basa en tres cosas: en primer lugar, en los cerebros judíos; en segundo lugar, en las bayonetas letonas y chinas; y en tercer lugar, en la crasa estupidez del pueblo ruso - Denis Fahey (Los gobernantes de Rusia)


Los conspiradores elitistas también saben que si se producen disturbios civiles, las masas pueden verse obligadas a volver a alinearse mediante amenazas a su seguridad material y emocional. La estrategia está probada y es verdadera, y generalmente funciona de maravilla. Como explicó Ernest Hemingway:


La primera panacea para una nación mal administrada es la inflación de la moneda; el segundo es la guerra. Ambos traen prosperidad temporal y ambos traen ruina permanente. Pero ambos son refugio de oportunistas políticos y económicos.


La Trinidad de la Esclavitud. Este diagrama básico delinea cómo la realeza setiana-atonista mantiene el control mundial. A través de la teología y la política se esclavizan los corazones y las mentes humanas. A través de sociedades secretas se perpetúa y supervisa la jerarquía de control. Como escribió el poeta francés Charles Péguy: "La tiranía siempre está mejor organizada que la libertad".


Gracias a las confesiones y pruebas proporcionadas por denunciantes inteligentes e informados procedentes de la religión, la política, la realeza y la masonería, sabemos mucho sobre cómo funcionan los motores del control mundial y mental. Sin embargo, existen dificultades cuando personas desde dentro, con una visión miope y lealtades y prejuicios inflexibles, intentan instruir a las masas sobre las complejidades del control oligárquico.


~Michael Tsarion


128 visualizaciones

Comments


©

Buscar

©
bottom of page