top of page
  • https://www.facebook.com/Akashicosorg-315728725826506/?modal=admin_todo_tour

Hijos de Tánatos y La Sociedad Marcusana



Que el hombre pueda ser esclavo incluso sin estar encadenado tiene una importancia crucial en nuestra situación actual - Erich Fromm


Dale libertad a la gente cuando realmente no la quiera y mira qué pasa. Permítales explorar y expresar plenamente su sexualidad y observar lo que hacen.


Curiosamente, en lugar de mejorar la sociedad, sus ejemplares "liberados" se vuelven contra ella en favor del libertinaje infantil. ¿Por qué?


Las respuestas son escasas, a menos que tengamos la intención de profundizar en la psicología. Pero incluso una pequeña investigación revela que la mayoría de la gente realmente no quiere la libertad. Inconscientemente, prefieren no ser libres y que se les diga qué hacer y pensar.


Entonces, ¿de qué sirve poder revolcarme en los excesos del “amor libre” si estoy tan blindado bioenergéticamente y genitalmente insensible que no puedo experimentar ningún tipo de satisfacción sexual o emocional?


Como no puedo admitirlo ante mí ni ante nadie, adopto una máscara socialmente aceptable y pretendo que todo está bien. Me visto como corresponde, adopto la pose de un desertor y un descontento, y repito como un loro los lemas políticos favorecidos por los demagogos socialistas pervertidos y superricos.


Oye, no lo descartes… funciona.


¿Cómo puede un personaje tan blindado reconocer su propia plaga emocional? ¿Cómo puede el pensamiento del hombre autoenvenenado curar el trastorno de su sociedad?


A pesar de todos sus esfuerzos, es posible que este tipo sólo logre aumentar los problemas del mundo. Dado que un bienhechor así es profundamente tóxico en mente y cuerpo, ¿no es probable que elija líderes que compartan su estado patológico de ser?


La clave para el progreso en nuestro mundo reside en la comprensión de que las personas psíquicamente mutiladas son completamente incapaces de verse a sí mismas como enfermas y equivocadas. Simplemente no es posible.


En segundo lugar, es crucial que la persona cuerda descubra las verdaderas razones del estado trastornado de su prójimo, lo cual no puede suceder a menos que esté dispuesto a profundizar en el tema de la psicología.


El hombre que se niega a hacerlo, ayuda e incita a la enfermedad de sus semejantes y se convierte en cómplice de los crímenes que cometen política y socialmente.


El primer delito que comete la persona mutilada es contra sí misma. La psicología lo reconoce e intenta proporcionar herramientas para comprender el problema. La política funciona de manera antitética, desviando la atención de la república interior hacia el teatro exterior de los acontecimientos. La promesa de que el mundo puede mejorarse mediante la acción política es muy cautivadora, especialmente para aquellos que sufren de psicofobia (odio a sí mismos).


En general, la gran mayoría de las personas que entran en política están psicológicamente desempleadas. En muchos casos son hedonistas, narcisistas, obsesivos, hiperextrovertidos y colectivistas. A estas alturas debería ser obvio para todos que la acción política sólo causa más consecuencias sociales. Proporciona una plataforma para tipos moralmente inferiores que se alegran al descubrir que nunca más necesitarán relacionarse consigo mismos como Yoes.


La profunda aversión de este tipo a la individualidad los lleva a apoyar paradigmas políticos como el liberalismo radical, el feminismo, el socialismo, el comunitarismo y el colectivismo. Los ideólogos detrás de estos movimientos desean reducir a las personas a meras máquinas, predicando doctrinas de igualdad, justicia social, pluralismo y multiculturalismo, etc.


Pensadores de la Escuela de Frankfurt, como Herbert Marcuse, decidieron promover la atroz "igualación" del hombre occidental uniendo los modelos políticos comunitarios con la psicología freudiana. Aunque sus diseños de control mundial nunca habrían sido respaldados por el ultraconservador Freud, los marcusanos se inspiraron en obras como La civilización y sus descontentos, y particularmente en las reflexiones de Freud sobre la lucha dentro de la psique entre los impulsos de regresión y avance.


Según Freud, las civilizaciones y sociedades surgen debido a un incómodo punto muerto entre los instintos de vida y muerte (Eros y Thanatos). Básicamente, la conciencia y el comportamiento humanos están dirigidos por la búsqueda del placer y la evitación del dolor. Los marcusanos decidieron cooptar esta tendencia básica y utilizarla como herramienta para construir la sociedad utópica que desean que reemplace a la civilización occidental.


El plan de Marcusan era establecer una sociedad basada en el principio del placer. Creían que seguían el curso de la historia y que su sueño era bastante racional.


El éxito estaba asegurado siempre que se eliminaran sistemáticamente los obstáculos que causaban angustia, miseria e injusticia. De ahí los “estados niñera” dependientes del bienestar que ahora proliferan por toda Europa y América. De ahí el suministro interminable de pan y circo y los “buenos momentos” que todos pasamos.


El cerebro neomarxista Herbert Marcuse (1898-1979) se propuso mejorar el marxismo que había fracasado patéticamente en su intento de reestructurar el mundo. Su premisa fundamental era bastante simple: la gente quiere placer sin fin, así que dáselo. Encenderán velas en tu memoria y seguirán siendo acólitos obedientes por toda la eternidad. Descubra qué es lo que sufrirán agonías para lograrlo y tendrá los componentes básicos de la sociedad perfecta: el útero sustituto perfecto.


Según Freud y sus legítimos seguidores, el Estado de bienestar es una abominación. Sus defensores no tienen ningún interés en el sufragio universal ni en el bien de la humanidad. ¿Como pudireon? Su sociedad despoja a la persona de cualquier sentido de responsabilidad personal y trabaja para socavar la individualidad al implicar que uno no necesita aspirar heroicamente a lograr lo que quiere. Al contrario, el mensaje es que uno no es digno de las necesidades de la vida.


Por supuesto, no se expresa de esta manera, pero el mensaje que se recibe subconscientemente es que si no eres capaz de gestionar tu propia vida y no estás dispuesto a emprender y alcanzar heroicamente lo que deseas, a través del aprendizaje y el trabajo, no importa. Te lo proporcionarán quienes saben lo que necesitas, quienes realmente se preocupan por tu comodidad y bienestar.


En otras palabras, la sociedad marcusana no sólo te considera un perdedor dependiente e incompetente cuya única esperanza en la vida es obedecer al Estado todopoderoso, sino que actúa como sustituto del Padre Totémico tribal.


No importa que las propias enseñanzas de Freud, por pesimistas que sean en algunas partes, enfaticen que el hombre experimenta dolor voluntariamente cuando conscientemente retrasa la gratificación para realizar deseos futuros, y que este comportamiento es el comienzo necesario del heroísmo en todas sus permutaciones.


Los habitantes de Marcus ignoraron esta función psicológica crucial por dos razones. En primer lugar, ellos mismos no son dados a retrasar la gratificación, ya que son niños en cuerpos de adultos. Y en segundo lugar, porque quieren reducir a toda la humanidad a un nivel de perversidad polimorfa, en el que expira la capacidad de gratificación retrasada. Su principal aliado en este acto de regresión son los medios de comunicación, que han trabajado durante décadas para infantilizar a las masas.


¡Nunca te perdiste un episodio!


Para que esta agenda inhumana tuviera éxito era esencial que las verdaderas enseñanzas de Freud fueran desfiguradas y minimizadas. Era imperativo que los trabajos de Reich, Rank, Groddeck, Jung y otros sabios fueran ridiculizados y descartados en favor del conductismo y la neurociencia.


También era imperativo que se estudiara la psicología de los niños y las mujeres y se utilizaran sus resultados en el proceso de infantilización universal.


La banda de Frankfurt y sus satélites no sólo estudiaron las clásicas etapas freudianas "edípicas" que ocurren entre los 2 y los 7 años de edad, sino que también se centraron en la llamada etapa "semiótica", que ocurre inmediatamente después del nacimiento.


La fase presimbólica es de vital importancia, dado que proporciona la base para etapas posteriores del desarrollo biopsíquico. Es en esta etapa semiótica cuando un recién nacido experimenta una gran cantidad de conflictos emocionales. El niño, con razón, evita la luz de la realidad y desea regresar al útero. Este deseo de un entorno similar al del útero se encuentra en la base de la conciencia de todos, y Marcuse lo sabía.

I

En el nivel semiótico, una madre pierde su identidad en su hijo, mientras que la conciencia del niño se convierte en una extensión de la suya. Es en esta etapa temprana cuando la identidad (o el esquema personal) de un niño puede verse comprometida y sobrescrita permanentemente. Todo en nombre del amor, por supuesto.


Inspirándose en Freud y Rank, Marcuse y su equipo idearon su plan maestro. Su maniquí humano no sólo desea evitar el dolor y experimentar nada más que placer, sino que su principal fuente de placer reside en su deseo de regresar al útero de su madre. Dado que esto es físicamente imposible, aquellos bajo el hechizo de este instinto regresivo se conforman con la mejor opción: la inmersión en el útero sustituto. Prométele a un hombre este refugio y caerá, en cuerpo y alma, directamente en tus manos.


Un hombre no sólo retrasará la gratificación para lograr esta quimera, sino que también sufrirá voluntariamente cualquier cosa que le entregue la realidad. En pocas palabras, sufrirá infinitamente en nombre de la promesa del gran placer.


En realidad, como Marcuse sabía, lo que sucede es que caracterológicamente hablando, el tipo regresivo se feminiza. Si todo el esfuerzo invertido no tiene un propósito heroico, entonces no es verdaderamente masculino y no sirve al progreso en absoluto. No apunta hacia algún Punto Omega, donde se logran las aspiraciones creativas y la trascendencia, y no facilita algún proceso hegeliano abstracto mediante el cual el hombre alcance la completa autotransparencia. Se construye sólo para ver cómo todas las estructuras eventualmente caen.


Los utópicos marcusanos se apropiaron verdaderamente de la teoría del dolor versus el placer. Todo lo que hay que hacer es reformular la sociedad según líneas feminizadas regresivas.


Diseña pueblos y ciudades para replicar un entorno similar al de un útero. Asegúrese de que las mujeres estén debidamente ubicadas en tantos puestos de autoridad como sea posible, particularmente aquellos con una conciencia y una perspectiva liberalizadas de izquierda. Asegúrese de programarlos para que se definan a sí mismos como “el ser y el fin de todo” de la vida. Convéncelos de que sus costumbres y puntos de vista son sensatos y preferibles. Asegúreles que no necesitan hombres masculinos en sus vidas y que el Estado atenderá todas sus necesidades de supervivencia. Establezcan sociedades e instituciones basadas en sus preferencias y permítanles purgar de entre ellos a las mujeres masculinas (que admiran a los hombres). Asegúrate de que críen a sus hijas para que desprecien a los hombres y a sus hijos para que se avergüencen de su sexo.


Hombre, la fuente de todos nuestros problemas. No importa que todos los hombres nazcan de mujeres y que sus caracteres y puntos de vista dependan en gran medida de la influencia de su madre. Lástima que lo último que interesa a la mayoría de las mujeres sea la psicología femenina.

Los marcusanos no sólo saben mucho sobre la conciencia semiótica, sino también sobre la dinámica de la llamada Lucha del Dragón, como yo la llamo. Saben que este conflicto endémico puede ser manipulado para servir a sus propósitos.


A través de diversos pérfidos programas televisivos han asegurado que el conflicto madre-hija sirva para reforzar sus inhumanas agendas. Los programas están escritos para implicar los beneficios de la homosexualidad, el hedonismo y la absoluta perversidad. El escenario de las aventuras lésbicas despierta fuertemente tendencias regresivas y permite una inmersión precipitada en el nivel semiótico, en el que el anhelo de restauración del estado del útero es más fuerte.


Todo es políticamente correcto, ¡vale!


La cultura sexual "alternativa" no se basa en la libertad sino en su carencia. El tipo superficial, hiperactivo y acorazado se vuelve promiscuo y exhibicionista porque no experimenta liberación genital. Sin darse cuenta de la causa, y seducidas por unos medios perversos, muchas mujeres empiezan a creer que los hombres son el problema y van en busca de experiencias más satisfactorias con miembros de su propio sexo. Cuando todas las partes se quedan vacías, arden con frustración bioenergética. En su intolerable agitación -causada por el bloqueo pélvico y el blindaje genital- recurren al activismo político que les permite desahogar la energía reprimida.


Ésta es la razón de las ridículas modas del "Girl Power" y de los movimientos feministas de "liberación", etc. Explica por qué el contacto humano sincero y empático disminuye hasta desaparecer, por qué las familias y los hogares se desintegran y por qué la depresión, la ansiedad y la criminalidad van en aumento. Al final, la multitud necrófila de tipos que se odian a sí mismos exigen que su gobierno proporcione las causas y las cruzadas necesarias para exorcizar la frustración psicosexual. El Gran Hermano está encantado de complacerlo. La voluntad de la multitud es su mando. En poco tiempo, es a través de la actividad política y la estimulación intelectual que los tipos acorazados alcanzan el "orgasmo".


Como señalé en otra parte, el fenómeno de la Conciencia de Multitud es otra manifestación social del útero sustituto. Asimismo, muchos acontecimientos sociales también sirven para despertar instintos atávicos y semióticos. Estos incluyen reuniones a gran escala como las que ocurren en Woodstock y Burning Man, etc.


Recordemos que todos los teatros políticos también funcionan con este mismo propósito. Dondequiera que se congregan masas de personas –particularmente de persuasión izquierdista– se agitan y estimulan instintos atávicos. Las reuniones de estos "fascistas rojos" altamente perturbados son comunes y están altamente financiadas. De hecho, siempre hay alguna causa o cruzada fácilmente ideada para llevarlos al modo de agrupamiento. La persona psicológicamente perspicaz no se deja engañar por los escaparates y los eslóganes absurdos. En cambio, se concentran en los señuelos invisibles que atrapan la voluntad de la Multitud.


Orgasmo en las calles... ¡Sí podemos!


La libido filtrada por las masas orgiásticas, en pos de sus causas y cruzadas caprichosas, sirve bien a los arquitectos. Esto se debe a que finalmente conduce al agotamiento, tras lo cual los participantes se vuelven muy sugestionables.


Bioenergética y psicosexualmente, se sabe que los tipos de mentalidad liberal tienen menos energía y motivación que su némesis conservadora. Esto se debe a que, como se ha dicho, su voluntad se dirige hacia objetivos no masculinos. También se agota rápidamente con el jolgorio que ofrece la histriónica multitud.


Personalmente, los miembros de la tugocracia se encuentran incapaces de aprovechar la profunda reserva de bioenergía necesaria a largo plazo. Su armadura corporal lo impide. La ausencia de gasolina en el tanque explica el pensamiento superficial y la inexpresividad emocional del matón. Es un síntoma de su plaga emocional que, a través de la Conciencia de Multitud, sirve para envenenar el Mitwelt (sociedad).


El hombre masa moderno está aislado y solitario, aunque forme parte de una multitud; no tiene convicciones que pueda compartir con los demás, sólo lemas e ideologías que recibe de los medios de comunicación – Erich Fromm


En realidad, como lo demuestran los reichistas Ellsworth Baker y Charles Konia, el liberalismo en la mayoría de sus formas ya era redundante después de que sirvió para exponer los fraudes y las injusticias del cristianismo. A finales del siglo XVII, en lugar de extinguirse, buscó un nuevo chivo expiatorio, un nuevo blanco, que encontró en la política y la sociología. No es que los trabajadores comunes estuvieran detrás de esta reorientación. No les podría importar menos. Fueron los “intelectuales” quienes apoyaron las causas seculares del liberalismo. Han sido los intelectuales de los campus universitarios los que han empujado estúpidamente el ariete del liberalismo desde entonces, derribando tantas puertas y portones como han podido encontrar.


Los hábiles habitantes de Marcus se dieron cuenta de esto desde el principio y redactaron los manuales del malestar social. Dado que el marxismo como filosofía resultó completamente inadecuado, los marcusanos concibieron el “marxismo cultural” como un medio para reclutar hordas de descontentos y transgresores de clase media blindados y envenenados bioenergéticamente, dispuestos a cambiar el mundo.


Esta tugocracia de clase media no se da cuenta ni le importa que su ideología enfermiza se base en la pura negación. Usar términos como “relativismo” no engaña a las personas perspicaces. Su crítica social está en quiebra desde el principio, ya que todo es criticado excepto el crítico y sus creencias. El teórico crítico establece un ciclo de negación en el que se le permite criticar todo menos a sí mismo. Si se aplica a sí mismo el corrosivo de la crítica, deja de existir.


El teórico crítico sólo consigue criticar todo lo que no le gusta, algo que normalmente hacemos la mayor parte del tiempo. Por tanto, su filosofía no es filosofía en absoluto. Se basa en caprichos, prejuicios, opiniones y datos de sentido común. No es filosofía, es dogma. Específicamente, es puro fascismo y autoritarismo, enteramente dependiente de la necesidad necrófila de uno mismo de autonegación, inmersión y colectivismo.


De hecho, es simplemente una extensión de Mob Rule. Es una Thugocracia enloquecida. ¡Haz lo que te decimos o muere! Énfasis en el “nosotros”.


La Multitud es una institución, la más malvada jamás conocida.


Lo mismo ocurre con los tugócratas altamente financiados de hoy. Sólo son capaces de negación, cinismo, irracionalidad y destructividad. Consumidos por la duda sobre todo lo real y verdadero, finalmente implosionan en una nube de autonegación.


Nada significa nada, ¿verdad? Ciertamente, nada dentro de mí significa nada, ni pensamientos ni sentimientos innatos. Existo sólo porque fuerzas externas, de las cuales sé poco, me dicen qué pensar y sentir. ¡Demonios si!


Los marcusanos también se basaron en la filosofía de la historia propugnada por el filósofo alemán Georg Hegel. Hegel habló de un punto omega hacia el que avanza toda la humanidad. De hecho, todo el universo, humano y no humano, tiene la intención de hacerlo. Sin este augusto movimiento de la mente o del espíritu (Logos o Geist), lo que conocemos como "sociedad" es, como fenómeno, impensable.


Vemos entonces que para Hegel la vida no se trata simplemente de evitar el dolor y anhelar el placer. Se trata de descubrir las razones del dolor y el sufrimiento, y de avanzar siempre, intelectual y emocionalmente, hacia un momento de completa conciencia, autotransparencia y equilibrio.


...toda evolución puede describirse como el proceso de diferenciación de la parte del todo, del individuo de la masa, relacionándose las partes entre sí en un nivel superior – Rollo May


El filósofo alemán Georg Hegel (1770-1831). Marx, Marcuse y otros pensadores materialistas se apropiaron y desfiguraron escandalosamente sus profundas ideas.


En términos de relaciones humanas y sociedad, Hegel habló del estado bruto original que describió como la oposición Amo versus Esclavo. Sin embargo, afirmó Hegel, aunque todos los encuentros humanos comienzan en un nivel crudo, a lo largo del tiempo histórico evolucionan gradualmente y se vuelven más empáticos y sofisticados.


Sus esquemas fueron de gran interés para los ingenieros sociales marcusanos que, como Karl Marx antes que ellos, canibalizaron las profundas ideas de Hegel, adaptándolas a su propia ideología inhumana.


Marcuse dio por sentado que existía la dinámica Amo-Esclavo, aunque sus ideas sobre su evolución y trascendencia diferían drásticamente de la premisa progresista holística de Hegel. A Marcuse no le interesaba desarrollar ninguna sofisticación. Aquello era algún fantasma de la civilización occidental y significaba todo tipo de cosas malas.


En lo que respecta a la filosofía de Hegel, las enaguas "rousseaunianas" de Marcuse estaban claramente a la vista.


Karl Marx, como Marcuse después de él, desfiguró las profundas ideas de Hegel para inventar su llamada filosofía del materialismo dialéctico. El marxismo como filosofía finalmente fracasó y todas las teorías de Marx resultaron falsas. De hecho, la dirección de la historia tomó un rumbo opuesto al profesado por el engañado impostor. En lugar de abandonar las desacreditadas ideas de Marx, Marcuse, junto con otros miembros de la Escuela de Frankfurt, idearon el marxismo cultural y comenzaron lo que ellos llaman una larga marcha a través de las instituciones. Su absurda filosofía apunta a convertir a la juventud en el proyecto global: la destrucción de la civilización occidental.


Básicamente, el progreso hegeliano transmuta la oposición Amo-Esclavo, culminando en una verdadera igualdad. Por supuesto, esta enseñanza fue invertida por los marcusanos que querían mantener e incluso mejorar el conflicto entre las personas. ¿De qué otra manera podría socavarse la civilización?


La agenda secreta de la Escuela de Frankfurt es ensalzar la necesidad de armonía social externa, mientras trabaja para fragmentar y desorientar la república interna del individuo. Se hace de una manera que provoca la completa connivencia de la víctima.


El objetivo de todos los marxistas es destruir la cultura occidental en favor de cualquier otra forma o modelo cultural que sus mentes degeneradas puedan conceptualizar. El capitalismo debe ser socavado a toda costa. Es necesario descarrilar el compromiso humano saludable y la competencia que conducen a una mayor sofisticación. Por el contrario, el éxito del capitalismo significa el fracaso total de la subversión neomarxista.


La lectura de Hegel reveló a los transgresores marcusianos que cuanto más interactúan las personas sobre bases racionales, más capaces son de competir y aspirar heroicamente. Cuanto más superan la relación Amo-Esclavo, más se alejan de las garras de los comunitarios. Había que sabotear esta evolución natural de la sociedad.


En consecuencia, los marcusanos utilizaron la izquierda política como caballo de Troya. Se atacó a intelectuales bien intencionados y de mentalidad liberal y se hizo un gran esfuerzo para adscribir a mujeres cuya conciencia supervisa las etapas semióticas preedípicas del desarrollo infantil.


Además, la inhibición sistemática de la sofisticación relacional –y la regresión al conflicto Amo versus Esclavo– conlleva la pérdida de empatía, no sólo social sino personalmente.


El plan para alterar la resonancia empática y la conectividad está teniendo éxito. El colapso interpersonal y personal que vemos a nuestro alrededor en el mundo de hoy tiene sus raíces en esta subversión deliberada de Marcusan. Los demagogos políticos del mundo no son más que diputados de bajo nivel que supervisan la aplicación del veneno de Marcusan.


Los medios de comunicación han sido dirigidos no sólo a excitar los sentidos, sino también a aumentar nuestro anhelo de saciedad sexual. Como se dijo anteriormente, el problema es que la persona con armadura pronto se encuentra en gran confusión y angustia. Apresurándose a participar en la revolución sexual y ahogándose en una cultura de “amor libre”, fracasa en todos sus esfuerzos por lograr el satori sexual.


Esto es según el plan Marcusan. El hombre insatisfecho, en un miasma de confusión interior, cae sin resistencia en manos de su controlador. Su libido ahora es suya para que la dirijan.


A través de los medios de comunicación, la persona hipersexualizada pero profundamente insatisfecha es conducida hacia tal o cual causa política. Está tan reprimido que busca voluntariamente cualquier causa o pasatiempo estúpido e inhumano. Está tan bioenergéticamente agitado y hambriento que ya no puede controlarse a sí mismo. Regido por el Principio del Placer, se convierte en un discípulo del hedonismo, inscribiéndose en cualquier tipo de actividad de culto que prometa liberación bioenergética.


De ahí la proliferación no sólo de canales y eventos deportivos, sino de organizaciones mucho más siniestras que seducen a los intelectuales hacia sus redes. Incluso aquellos que no siguen estos caminos todavía necesitan una cantidad excesiva de distracción y excitación banales. Para suprimir los sentimientos naturales, cada vez más personas recurren al alcohol y las drogas. La adicción a la pornografía, así como la actividad criminal abierta, también son indicativos de esta inestabilidad libidinosa.


La excitación sexual de los medios de comunicación continúa sin cesar. Sin embargo, el tipo de personalidad blindada carece de sentimiento biótico genuino y rara vez experimenta liberación sexual durante la actividad sexual. Inquieto y crónicamente insatisfecho, aprende a odiar su cuerpo. Prefiere adormecerse para poder resistir el ataque de imágenes pornográficas que asaltan su mente. Como parte de su necesidad compulsiva de distracción -y debido a su considerable agitación somática- busca pasatiempos intelectuales. Las cruzadas políticas le parecen cada vez más atractivas. Las sectas políticas que subtextualmente prometen una experiencia de útero sustituto -y regresar al escenario semiótico- resultan seductoras e irresistibles.


Marcuse ganó el día. Al impulsar una cultura sexualmente desinhibida, sabía lo que sucedería. El tipo regresivo acorazado seguramente se verá ahogado por la frustración y la plaga emocional. En un ataque autoinducido de ira y odio salvajes, se vuelve contra la realidad. A medida que su conciencia sucumbe a las influencias límbicas, se vuelve cada vez más cínico, desafiante, inhumano y criminal.


No desarrollar niveles más altos de sofisticación en relación con el DILEMA DE LA LEALTAD pone inevitablemente en peligro a la sociedad. Como Marcuse sabía muy bien, despierta la tendencia regresiva dentro de la psique, lo que nos devuelve a la cruda rivalidad entre Maestro y Esclavo. Lo que sucede a nivel individual también puede ocurrir a nivel social. Los marcusanos esperan que la civilización occidental se vea socavada por los impulsos regresivos de las masas altamente disociadas y enamoradas de los sentidos.


Alternativamente, para calmar su frustración psicosexual, la víctima de la plaga emocional puede optar por seguir una secta de la Nueva Era. Puede unirse a un culto religioso, haciendo voto de celibato. Lo más probable es que simplemente dependa de drogas que alteran la mente para escapar de su malestar.


Si su trastorno lo lleva a una negación total de su cuerpo, se sentirá atraído por idiotas sistemas de creencias “gnósticos” que parecen santos porque subtextualmente prometen un regreso al santuario del útero o su sustituto. Se vuelve gnóstico tan pronto como concibe la sexualidad como algo repugnante y diabólico.


En este estado altamente patológico, no sólo apoya el ascetismo (creencias religiosas que niegan el cuerpo y el mundo), sino también los sistemas políticos socialistas que predican que el individuo no es tan importante como “el partido” o la “humanidad”.


Este endurecimiento de la armadura y la negación de las necesidades del cuerpo da lugar al tipo de personalidad autoritaria que, al negar sus propias necesidades somáticas, ciertamente no se preocupa por negarle a usted lo que necesita.


Es cierto, entonces, que el socialista es definitivamente el tipo de personalidad más blindado y más trastornado psíquicamente. Al final, como sadomasoquista adicto, sólo puede encontrar placer en el dolor y en infligir dolor a los demás.


El gemelo malvado de Marcuse, el filósofo francés Jacques Derrida (1930-2004). Su supuesta filosofía se reduce a poco más que una crítica cotidiana de lo que a uno ya le desagrada. Al igual que Marcuse, a Derrida se le encargó que redactara manuales de subversión para la instrucción de tipos socialmente subversivos. En 1980, el fraude recibió un doctorado honorario de la Universidad de Columbia a pesar de la indignación mundial. Incluso decenas de pensadores destacados no pudieron detener el fiasco. El conocido prejuicio antioccidental de Derrida contaminó a millones de jóvenes intelectuales. En lo que a Derrida y compañía concernía, si es occidental y blanco, no vale nada. Su mundo posmoderno debe entenderse como un mundo sin hombres ni blancos.


En las primeras etapas de su proceso regresivo, el tipo de personalidad matón puede usar todas las cuentas, brazaletes, teñidos anudados y abrigos afganos que quiera, pero eso no significa nada. Sólo continúa el proceso de autoengaño de por vida. Y el hecho de que un millón de otros descontentos del campus hagan lo mismo no lo hace menos grotesco.


La noción de que la salud mental debe equipararse con la adaptabilidad social es peor que falsa; es activamente peligroso; Fomenta el desarrollo de enfermedades mentales - Nathaniel Branden


La psique del revolucionario universitario está envenenada por la hiperintelectualización y la obsesión por el cambio político. No está dispuesto a sentir y, debido a su estado blindado, no puede sentir. La empatía es prácticamente inexistente. Por tanto, sus aspiraciones sociales son puramente delirantes y compensatorias. Enmascaran su vacuidad interior y su inhumanidad. A pesar de pronunciar patéticos eslóganes sobre “Nosotras, Nosotros y Nuestro”, es totalmente indiferente al Ser.


Detrás de su personalidad política se encuentra su resistencia patológica a Eros (vida y libido) y su antipatía hacia el mundo que lo aleja cada vez más del útero. Lo que quiere es inmersión y olvido urobóricos, y sólo cree en sistemas políticos que prometen conducirlo a ello.


Oye, ¿por qué ser tú mismo cuando puedes ser todos?


Volvamos a la premisa original. En lo que respecta a Herbert Marcuse y su equipo, el mundo posnietzscheano ofrecía al hombre más placer del que jamás había conocido en la historia. Esto significa que hay menos motivos para que el hombre se desespere, se preocupe o haga introspección. Tiene menos razones para traer significado desde dentro de sí mismo. Todo lo que necesita, anhela y desea se lo está regalando a él y a sus semejantes el mundo exterior. Todo lo que necesita hacer es extender la mano y tomarlo. Quizás necesite mostrar un poco de conformidad y no causar problemas. Si quisiera comportarse como un niño con una rabieta, la sociedad orgiástica y permisiva se lo permite. Pero a medida que se cansa, pronto somete su voluntad a la de sus benéficos Proveedores.


Abnegando su voluntad y alejándose de sus verdaderas necesidades naturales, no necesita preocuparse por la conciencia y la moralidad. Puede simplemente hacer lo que le dicen para asegurar todo lo que necesita. Al abandonar su vocación por la recreación, pronto se siente eufórico por haber sido liberado de su identidad.


En esta nueva y reluciente utopía, si existen problemas, personales o sociales, la ciencia seguramente se ocupará de ellos.


Los psiquiatras también están al tanto. Saben que la neurosis primaria es causada por nuestra desconexión del entorno del útero y el anhelo de volver a la inmersión urobórica. Saben que entramos al mundo social como descontentos y que secretamente somos hijos de Thanatos (la muerte). Saben que buscamos el placer supremo no en la conciencia sino en su opuesto. Buscamos la paz del olvido y ellos están dispuestos a dárnosla en forma de su suministro interminable de Happy Pills para cada ocasión.


Hubo un tiempo en el que la conciencia racional actual aún no se había separado de la psique histórica, el inconsciente colectivo – Carl Jung


La conciencia es una adquisición muy reciente de la naturaleza y todavía se encuentra en un "estado experimental". Es frágil, está amenazado por peligros específicos y se lastima fácilmente. Como han señalado los antropólogos, uno de los trastornos mentales más comunes que ocurren entre los pueblos primitivos es lo que ellos llaman “la pérdida de un alma” - ibid.


En resumen, el establishment dionisíaco actual simplemente entrega a la gente lo que más desea. Saben que somos muy antagónicos al Principio de Realidad y anhelamos todo tipo de distracciones y pasatiempos estúpidos para disminuir su efecto en nuestras vidas. El olvido que ofrecen nos libera de la presión de ser Yoes independientes y ejercer nuestra Voluntad de Sentido.


El “relativismo” que predican los marcusanos no es nada sustancial ni real. De hecho, se basa en la negación de lo real. Los absolutos, las virtudes y los valores no existen. Y eso es. No hay más argumentos. La única realidad, la única verdad, por así decirlo, es la pura negación. Cuanto más se niega, más “libre” se es. Es una doctrina con millones de conversos.


No se nos dice que este tipo de "libertad" es simplemente regresión y autismo. Es el resultado de volver a sumergirnos en el Principio del Placer, donde la realidad es reemplazada por una conciencia semiótica pregenital polimorfamente perversa.


La necesidad compulsiva del hombre moderno de autoridad externa lo convierte en piedra. Su encarnación de la voluntad del maestro lo vuelve psíquicamente rígido o blindado. Su capitulación ante su vil gobierno se produce principalmente porque habita la época profundamente antipsicológica de su creación.


La falta de trabajo con las sombras significa que se vuelve cada vez más blindado a medida que pasan los años. Esta abnegación pronto se convierte en completa autofobia o odio a uno mismo. A partir de este punto debe estabilizar su ego a través de la sociedad. Debe hacer lo que hacen los demás y seguir a los demagogos de la sociedad adondequiera que les lleven. Pensar y actuar de forma independiente es su peor delito posible. Claro, tiene la ilusión de libertad, el escaparate con el que se engaña a sí mismo y a sus compañeros hiperactivos. Pero el hecho es que se desmoronaría sin el Padre Totémico ante quien se inclina y somete su voluntad.


¡Vuelve tus ojos hacia adentro, mira en tus propias profundidades, aprende primero a conocerte a ti mismo! Entonces comprenderás por qué estabas destinado a enfermarte; y tal vez evites enfermarte en el futuro – Sigmund Freud


Al evitar el Trabajo de las Sombras y alejarse de los guías y maestros arquetípicos internos, el hombre moderno ofrece su alma a los discípulos de Thanatos, trabajando para darle exactamente lo que más desea: el olvido.


123 visualizaciones

Comments


©

Buscar

©
bottom of page