• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

La inteligencia consciente

Actualizado: abr 1


Una de las mayores tareas que ha enfrentado la humanidad a lo largo de la historia es el establecimiento de la paz y la unidad entre pueblos diferentes y diversos. Las distinciones superficiales, externas y culturales como el género, la raza, el origen étnico, la nacionalidad, la religión, etc., han dividido a la humanidad durante mucho tiempo y han sido la causa de muchas guerras y disturbios sociales. Es solo en los últimos 100 años que los seres humanos han comenzado a explorar seriamente en todo el mundo nuestros puntos de unidad y han comenzado a superar las barreras que han separado a la humanidad. Un elemento central de este proceso evolutivo ha sido la dinámica de aceptar y celebrar la diversidad a la vez, al mismo tiempo que se ve la unidad fundamental que todos los humanos comparten. Esta dinámica de unidad, vista con el ojo de la unidad, es la base esencial para la paz y la prosperidad mundiales duraderas, y será el principio motivador del próximo milenio. El largo y doloroso proceso de superar los prejuicios y abrazar la unidad esencial de la humanidad, aunque todavía no está completo, nos ha llevado al comienzo de una verdadera comunidad de un solo pueblo que rodea al mundo. El reconocimiento de que la humanidad es una, de que la raza, la nacionalidad, el género, la religión, etc. son secundarios a nuestra humanidad compartida, bien puede ser el logro culminante del siglo XX. Pero, ¿qué significa ser humano, esencialmente humano, aparte de una definición puramente biológica? Nuestro punto más profundo de unidad trasciende la raza, la cultura, el género, la profesión, los roles de la vida, incluso el nivel de inteligencia o la estructura emocional, ya que todos estos atributos varían ampliamente entre las personas. Más bien, el fundamento de la unidad humana es la conciencia misma, la capacidad de ser seres conscientes, conscientes de sí mismos e inteligentes. Todas las demás cualidades humanas surgen de esta madre de todos los atributos. La inteligencia consciente es la esencia raíz de la que emanan todas las demás cualidades humanas. Es el lienzo universal y fundamentalmente puro en el que se manifiesta la deslumbrante variedad de la vida humana. El fundamento más firme, perdurable y trascendente sobre el que se basa la unidad humana es la conciencia misma, porque todos somos seres sensibles, conscientes, autoconscientes e inteligentes. No importa cuán diversas sean dos personas o dos culturas, esta base de conciencia permitirá que prevalezca la unidad, ya que es el terreno común más simple pero más profundo que todos los seres humanos comparten.


Somos, esencialmente, uno. Sobre esta base, podemos hablar de un pueblo que habita un universo, tal como ahora imaginamos a un pueblo como hijos de un planeta. Las diferencias son siempre una cuestión de grado, pero la verdadera unidad establecida en la conciencia es absoluta. La conciencia es la base de la existencia y, por lo tanto, es la base de la unidad y la comunicación entre las diversas personas del universo. Las creencias pueden variar, los procesos biológicos pueden variar, las capacidades variadas pueden variar, los sistemas sociales y la tecnología pueden variar, pero el simple hilo de inteligencia consciente que atraviesa todos los pueblos teje elegantemente nuestra unidad. Esta unidad esencial no está sujeta a las pruebas de la diversidad, porque es pura, inmutable y fundamental para la existencia misma de la vida inteligente. El desafío de establecer la unidad entre los pueblos del universo es una gran extensión del desafío de establecer la unidad y la paz entre los pueblos de la tierra. La diversidad, la distinción y las diferencias deben enfrentarse con respeto mutuo, aceptación e incluso celebración, mientras se mantienen firmemente a la vista los fundamentos más profundos de la unidad.


El ojo de la unidad no excluye ni rechaza la diversidad entre los pueblos, sino que relaciona esta diversidad con un paradigma de universalidad basado en la conciencia. El desarrollo de esta capacidad, de este tipo de conciencia, es el requisito más importante no solo para la paz y la unidad entre los humanos, sino también para la paz y la unidad entre los humanos y otras formas de vida inteligente en el universo.


Debemos esperar y orar para que los errores y deficiencias que la humanidad ha manifestado en su larga y, hasta ahora, incompleta marcha hacia la unidad mundial, sirvan como lecciones bien recordadas al afrontar la tarea de interactuar pacíficamente con los pueblos extraterrestres positivos. La infinita diversidad que puede presentar un universo tan sobresaliente sólo la soportarán las mentes establecidas en la tranquilidad de la conciencia universal. En las próximas décadas, siglos y milenios, se comprenderá cada vez más que el éxito de la existencia de la humanidad dependerá del desarrollo de la conciencia más que de cualquier progreso externo.


Así como hay un Dios que manifiesta una creación, también hay un Dios que es la fuente de todos los seres conscientes, ya sea en la tierra o en cualquier otro lugar. La gran Inteligencia Universal ha enviado un rayo de esta luz de conciencia a todos los seres conscientes, y estamos unidos a Dios y entre nosotros a través de su efecto sutil y omnipresente. Es por estas razones que afirmo que la realidad del hombre y la realidad de otros pueblos extraterrestres positivos conscientes son una. Vistos con el ojo de las diferencias, somos diversos y no relacionados, pero vistos con el ojo de la unidad, somos más parecidos que diferentes, más afines que extraños. Y así es que debemos mirar a nuestra realidad interior para encontrar no solo nuestra unidad con nuestros semejantes, sino también nuestra unidad con otra vida inteligente en el universo. Si bien las diferencias efímeras pueden confundirnos, nuestra unidad esencial en la conciencia nunca nos fallará. Porque hay un universo habitado por un pueblo, y nosotros somos parte de ellos.


37 vistas
©

Buscar

©