• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

La obsolescencia del hombre


Para sofocar cualquier revuelta de antemano, uno no debe usar la violencia. Métodos como los que usó Hitler están obsoletos. Sólo es necesario desarrollar un condicionamiento colectivo tan poderoso que la idea misma de revuelta ni siquiera se cruce por la mente de la gente. Idealmente, las personas deberían estar condicionadas limitando sus capacidades biológicas innatas desde el nacimiento. Luego, continuaríamos el proceso de condicionamiento reduciendo drásticamente la educación para devolverla a una forma de integración en el mundo laboral. Un individuo sin educación tiene solo un horizonte de pensamiento limitado, y cuanto más se limitan sus pensamientos a preocupaciones mediocres, menos puede rebelarse. El acceso al conocimiento debe hacerse cada vez más difícil y elitista.


Debe ampliarse la brecha entre las personas y la ciencia. Todo el contenido subversivo debe eliminarse de la información destinada al público en general. Sobre todo, no debería haber filosofía. Aquí nuevamente, debemos usar la persuasión y no la violencia directa: transmitiremos entretenimiento masivo a través de la televisión que siempre ensalza las virtudes de lo emocional y lo instintivo. Llenaremos la mente de la gente con lo que es inútil y divertido. Es bueno evitar que la mente piense a través de la música y el parloteo incesantes. La sexualidad se colocará a la vanguardia de los intereses humanos. Como tranquilizante social, no hay nada mejor. En general, nos aseguraremos de desterrar la seriedad de la vida, de ridiculizar todo lo que sea muy valorado y de defender constantemente la frivolidad: para que la euforia de la publicidad se convierta en el estándar de la felicidad humana y el modelo de libertad. El condicionamiento por sí solo producirá, por tanto, una integración tal que el único miedo, que debe mantenerse, será el de ser excluido del sistema y, por tanto, no poder acceder a las condiciones necesarias para la felicidad. El hombre en masa producido de esta manera debe ser tratado como lo que es: un ternero, y debe ser vigilado de cerca, como debe ser una manada. Todo lo que apacigua su lucidez es bueno socialmente, y cualquier cosa que pueda despertarlo debe ser ridiculizado, sofocado y combatido. Cualquier doctrina que cuestione el sistema debe ser designada primero como subversiva y terrorista, y quienes la apoyan deben ser tratados como tales ”. - Günther Anders, "L'Obsolescence de l’homme" (Ed. Ivréa), 1956

19 vistas
©

Buscar

©