• https://www.facebook.com/Akashicosorg-315728725826506/?modal=admin_todo_tour

Las fuerzas adversas

Arte: Gwent.pro

"El mundo no necesita ninguna iglesia sectaria, ya sea de Buda, Jesús, Mahoma, Swedenborg, Calvino, o cualquier otro. Siendo una sola Verdad, el hombre requiere una sola iglesia: el Templo de Dios dentro de nosotros, amurallado por la materia pero penetrable por cualquiera que sepa el camino; los puros de corazón ven a Dios”.~ HP Blavatsky


"La escena terrestre comienza con una involución de lo Divino, un ocultamiento del Espíritu, los mundos ocultos de oscuridad encuentran un papel más fácil que los de luz. "Sobre la roca negra de la Inconciencia" construyen sus edificios con mayor éxito inmediato. Por eso la evolución no es sólo eónica sino repleta de tremendos contratiempos, derribos del bien a medio lograr, perversiones de la belleza delicadamente establecida. Es por eso que el hombre, a pesar de su impulso hacia Dios, avanza tan poco y los siglos lo ven cambiar grandiosamente , permaneciendo lastimosamente igual en su corazón bajo todas las variaciones de la forma externa. Por por eso toda verdad se tuerce a la larga y se convierte en realidad en una especie de falsedad, la religión se convierte en una plaga oscurantista y el arte en una saturnal decadente, la filosofía en un derroche de sofismas y la política en una enorme maquinaria para explotar a los muchos en interés de los pocos .


¡Oh, tan lento es el viaje de los Dioses! Siempre el camino está obstruido y roto por masas irregulares de influencia de mundos misteriosos donde la brutalidad y la ceguera son los principios sobre los que se basa la existencia en un molde inmutable que no evoluciona. Tres tipos de seres moran en la espantosa armonía de esos mundos. Los términos indios son: Asura, Rakshasa, Pishacha. En inglés pueden traducirse: Titán, Gigante, Demonio. Cada uno tiene su función especial. El Asura es un ser que viene con grandes poderes de pensamiento, no un giro hermoso y sistemático sino una formidable vehemencia del mismo. También tiene grandes poderes "morales", puede ser autocontrolado, ascético y casto en su propia vida, una especie de yogui invertido, pero todos sus dones los usa para fines egoístas y violentos. Su objetivo es arrancar la civilización de raíz, destruir todo impulso humano y progresista, regimentar la diversidad espontánea de la vida en un movimiento despiadado de robots, beber el júbilo del triunfo rompiendo con talón de hierro el corazón soñador del hombre. El Rakshasa es un devorador sin cerebro, el devastador que construye nada más que una pirámide de calaveras. Él abre el mundo en una miríada de tumbas y lo deja en un caos de cadáveres. Es pura codicia enloquecida. El Pishacha ensucia y contamina todas las cosas, es el que se sumerge en la suciedad y el necrófago, el inventor de torturas obscenas, el maníaco mutilador. El Asura es el General, el Führer del ejército de la oscuridad; el Rakshasa es el lugarteniente, el secuaz; el Pishacha es el soldado raso, el soldado de asalto.


No son símbolos o figuras imaginarias por las cuales el hombre visualice sus propias imperfecciones y malos instintos. Más bien, los malos instintos son los signos en él de la presencia sutil de poderes y personalidades que tienen su hábitat en esferas no humanas y preternaturales. Debido a que estas esferas son de una felicidad perversa en la que lo torcido, lo cruel y lo sucio se armonizan espantosamente para siempre para producir placer, el hombre siente un placer en su propia bajeza, un apego a su tortuosidad y sufrimiento, una renuencia a Renunciar a su ceguera y lujuria a pesar de toda la miseria que su yo superior ve y siente en ellos: una reticencia como si la ceguera y la lujuria fueran cosas que deben atesorarse, componentes preciosos del drama de la vida, elementos artísticos indispensables del esquema cósmico. Pero el amor del hombre por lo bajo y lo torturante se vuelve no solo una parte de su naturaleza sino casi todo su ser cuando el Asura, con su asistente Rakshasa y Pishacha, se aferra tanto a la naturaleza humana que se vuelve uno con esa realidad rígida y oculta.


Luego tenemos una encarnación de las fuerzas adversas, las deidades oscuras, y ellas dan forma a una colectividad, a una nación, a un Estado con el propósito de pisar el mundo y destrozar todo el tejido de la civilización. Una invasión tan catastrófica ha tenido lugar en nuestros tiempos y con una minuciosidad proporcional a la minuciosidad con la que la Luz espiritual ha buscado la encarnación y el florecimiento.'~ Amal Kiran, Capítulo 4, La visión y el trabajo de Sri Aurobindo


20 visualizaciones
©

Buscar

©