top of page
  • https://www.facebook.com/Akashicosorg-315728725826506/?modal=admin_todo_tour

Luz, Vista y Sentido

Actualizado: 31 may

Artista: Tierra Maya

“Como han descubierto los místicos a lo largo del tiempo, el camino hacia el descubrimiento, la paz y la iluminación es un viaje hacia uno mismo. Hay más en nuestro ser consciente de lo que nos damos cuenta y es desde dentro donde encontramos las claves que abren nuestra sabiduría interior. Es desde dentro que podemos conectarnos con la fuente de conocimiento que se encuentra más allá de los límites de nuestros cinco sentidos”. ~ Manuscrito Rosacruz


Todos los hombres por naturaleza desean saber. (Metafísica) – Aristóteles


Vivir en el mundo implica sentir el mundo. Esta sensación de un mundo exterior se logra a través del cuerpo y sus sentidos; el sentido más importante y sensible es la vista. La realidad es principalmente una experiencia visual.


A través de la vista aparentemente recibimos la gran mayoría de nuestro conocimiento sobre el mundo y la realidad. Evidentemente, la visión se produce a través de los ojos. Sin embargo, la visión aparentemente depende de la luz que transmite o conduce una parte del contenido del mundo al cerebro. La luz es conocimiento y es también emoción. 


Entonces, ¿nuestra concepción del mundo (nuestras ideas y sentimientos hacia Él) ¿No es una cuestión de luz más que de objetos? Lógicamente estamos en una relación con el primero, no con los segundos. Es la luz la que nos proporciona tanto un mundo aparentemente externo como nuestras ideas y sentimientos internos sobre él ...el Bien no es más que un término medio entre lo inteligible y nuestra inteligencia, como si fuera la luz inteligible la que nos permite captar las ideas - Jean Grondin (Introducción a la Metafísica, sobre Platón).


La misma palabra fenómeno (que significa la materia del mundo) proviene de la palabra griega phainomenon que deriva de phaos, que significa "luz". La palabra griega para naturaleza era phusis, que significa "fuego". De ello se deduce que nuestra comprensión limitada e imperfecta de los fenómenos de la luz es perjudicial para nosotros. ¿No está la luz tan viva como nosotros?


Nuestra insensibilidad a la luz nos deja expuestos a la manipulación sutil por parte de aquellos muy familiarizados con las muchas propiedades intrigantes de la luz; de aquellos que se consideran élites y exalumnos, iluminados, ilustres y elevados. Más sobre esto a medida que avanzamos.


Curiosamente, la entrada de rayos de luz itifálicos en el ojo con forma de vesica puede compararse con el acto sexual. La penetración de la luz es vivida como un acto erótico por el cerebro, que al fin y al cabo es una masa de nervios supersensibles. Esta sutil experiencia óptica puede compararse con un orgasmo en miniatura lo suficientemente pequeño como para no ser notado conscientemente pero lo suficientemente fuerte como para estimularlo y atraerlo. Debido al erotismo inherente a la luz, literalmente nos volvemos adictos a la luz externa y sus símbolos. En cierto sentido estamos enamorados de la luz.


Sin embargo, la luz es dualista y polarizada porque, como haz activo, tiene una fuente y un receptáculo. Además, dondequiera que encontramos luz, también encontramos sombras; algo más que no ha "evolucionado".


 ¿Cuál , nos preguntamos, da origen al otro? Pero ¿qué pasa si esto es sólo una parte de la historia de la luz? Como subrayaron muchos filósofos, la luz externa no es más que el simulacro de la luz psíquica interna. ¿Es esto cierto? ¿Y si la luz de la mente se origina en algún lugar distinto del sol sobre nuestras cabezas? ¿Qué pasa si nos hemos engañado sobre el origen de la luz? Lo que esto significa psicológica y neurobiológicamente tiene que ver con la relación asimétrica entre los hemisferios del cerebro. 


El lado izquierdo del cerebro no se centra en la luz del mundo exterior, como creemos, sino en la que emana de los misteriosos confines del lado derecho del cerebro. Ésta es la razón por la que la luz siempre ha sido un misterio para nosotros. El misterio es la luz bioenergética interna, no la externa. Es la luz de nuestro propio ser la que nos fascina y nos lleva a buscar la verdad de nosotros mismos. Es la visión de la realidad del hemisferio derecho la que calcula el hemisferio izquierdo y que, después de una edición y refracción radical por parte de este último, se convierte en nuestra imagen empobrecida de la realidad. 


El lado izquierdo del cerebro, por así decirlo, digitaliza la visión holística del lado derecho. También lo concreta, dándonos la falsa impresión de un mundo material duro compuesto de objetos y entidades materiales duros. Las perspectivas y teorías materialistas (de un Big Bang y un comienzo de los tiempos, etc.) sólo tienen sentido dentro del marco contextual limitado fabricado por el lado izquierdo del cerebro (o ego). 


Sin embargo, a pesar de toda su industria, el lado izquierdo del cerebro está en desventaja. Su simulacro procesado de realidad, aunque reducido y desacralizado, todavía está compuesto de luz que emana de los oscuros y misteriosos confines de la psique. Esa luz es y será siempre numinosa y verdadera, incluso en manos del Demiurgo. Ahora entendemos la naturaleza mágica de la luz. Después de todo, la luz del mundo que entra en nuestros ojos no revela el mundo. Es la luz psíquica que emana de nuestro hemisferio derecho la que funciona.


Sólo suponemos que su origen es la luz solar externa. Quizás lo sea y quizás no. Quizás la externalidad, como la materia, sea simplemente una idea mental. En cualquier caso, la propia luz de la mente nos presenta una imagen digitalizada procesada del mundo aparentemente externo, reducida, refractada y desacralizada por el proceso de edición del hemisferio izquierdo. ¡Qué golpe mortal para el materialismo si resulta que la luz psíquica y la física son de la misma sustancia! ¿Qué resulta de las teorías cartesianas del dualismo duro? ¿Qué resulta de las divisiones sujeto versus objeto y mente versus materia? ¿Qué sucede con el dogma científico tradicional de la evolución darwiniana?


Los dos hemisferios del cerebro humano parecen simétricos, pero no lo son. ¿Por qué es esto? ¿De hecho poseemos dos cerebros? Temerosa simetría, si Dios es luz, ¿tiene un lado oscuro? Pocos pueden explicar la extraña ambivalencia dentro de la naturaleza de Dios. Sin embargo, lo explicaremos una vez que nos demos cuenta de las conexiones tan importantes entre "Dios" y "Diablo", los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro. Cualquier desarrollo, en cualquier etapa, que se esfuerce hacia la conciencia patriarcal, hacia el sol, considera al espíritu de la luna como el espíritu de regresión, como la madre terrible, como una bruja - Erich Neumann (El origen y la evolución de la conciencia) …el monoteísmo no refleja la sociedad humana. Los humanos somos ante todo animales sociales. 


Una deidad que estaba sola, no por elección sino porque no tenía otros compañeros, era un concepto sin paralelo en la sociedad humana. El dios de los israelitas no tenía esposa, hijo, hija ni madre - Leonard Shlain (El alfabeto versus la diosa) .


Hasta aquí la imagen de la realidad que proporciona el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro. No es ni holístico ni natural. Por el contrario, es la causa de la desensibilización mental y emocional que conduce a puntos de vista y argumentos materialistas. Aún más problemático es que la falsa imagen de la realidad que tiene el lado izquierdo del cerebro incluye nuestra imagen e idea del Yo. También está muy condensado, desfigurado y empobrecido. 


En el lenguaje psicológico, esta idea falsa se conoce como ideal del yo. A su vez, está muy influenciado por el superyó, que podría describirse como el "Demiurgo" interior, el representante psíquico de los padres y la sociedad. Como subrayaron Jung y otros, el hombre no opera en el mundo como un Yo auténtico, sino como un Yo pseudo o falso. Lleva la máscara o persona y participa en la mascarada social. Vive como prisionero de su propia mente, volviéndose cada vez más blindado, insensible, desencantado, adicto y dirigido hacia el exterior.


El cerebro izquierdo o ego tuvo un comienzo. Este evento es proyectado hacia afuera por el lado izquierdo del cerebro, lo que resulta en una tontería científica acerca de que el universo mismo tuvo un comienzo. En realidad, cósmicamente, no existe tal cosa como un "comienzo". De hecho la palabra connota un proceso, que es lo que es un comienzo en cuanto comienza. Entonces, mientras los materialistas se centran irracionalmente en la palabra "comienzo", los idealistas prefieren centrarse en la palabra "proceso" y el sentido que tiene para toda existencia.


La firma del lado izquierdo del cerebro es el concepto matemático cero. La naturaleza no tiene tal principio, la conciencia sí. El cero de la conciencia marca el advenimiento de la conciencia y la cognición del lado izquierdo del cerebro, que ya no están sincronizados con la realidad. Toda la ciencia y la tecnología digital occidentales se basan en una fantasmagoría absurda.

~Michael Tsarion



202 visualizaciones

Opmerkingen


©

Buscar

©
bottom of page