• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

Somos Forma y sin Forma

Actualizado: 6 de oct de 2020


Los elementos planetarios de tierra, agua, aire y fuego son los bloques constructivos fundamentales de la naturaleza y se forman en compuestos que componen nuestro cuerpo físico. Si reconocemos que nuestro cuerpo físico esta hecho de estos elementos, partículas y átomos, y  nuestro cuerpo de luz esta hecho de unidades de consciencia que incluso existen en una escala menor, y esas unidades cuánticas generan nuevos niveles de energía fotónica o de plasma, entonces comprenderemos que todo nuestro cuerpo consciencial está experimentando un gran cambio a escala cuántica.


Este inmenso cambio a escala cuántica está cambiando las leyes de la estructura en la arquitectura que gobierna las funciones sobre nuestro cuerpo material y nuestro cuerpo consciencial. Los humanos ascendientes están evolucionando en desarrollar nuevas habilidades que cambian las características de lo que previamente se consideraba ser un humano.

Las adaptaciones están ocurriendo para que nuestra inteligencia consciencial superior pueda existir en la materia, y simultáneamente podamos experimentar una consciencia multidimensional en otras líneas del tiempo.


Esto es entender que nuestro campo energético humano y cuerpo físico están alcanzando un nuevo umbral de experiencia consciencial, a través del cual podemos experimentar directamente la mecánica de dualidad de ondas y partículas, sucediendo en nuestro cuerpo simultáneamente. Esto siempre estuvo funcionando en nuestro cuerpo a nivel cuántico, pero ahora podemos reconocer y participar con esa función en nuestra consciencia, mientras está sucediendo. Somos forma y sin forma, simultáneamente.


En esta nueva estructura, somos capaces de experimentar nuestro cuerpo consciencial sin forma y moviéndonos a través del tiempo operando como una onda, mientras nuestro cuerpo físico está conectado a la tierra y sigue operando dentro de los principios de la materia. Los humanos ascendentes se vuelven conscientes de que los dos estados de ser, forma y sin forma, tienen la posibilidad de existir dentro un tiempo simultáneo o espiral, y como observadores conscientes del tiempo, podemos permanecer desatados en el tiempo y sus construcciones. Como ejemplo, en la meditación o transporte consciencial, experimentamos otro nivel de movimiento sin tiempo, sin forma y un movimiento fluido que esta desatado del tiempo y espacio, en el cual nuestra consciencia puede viajar más fácilmente por el tiempo.


El cuerpo de luz se libera de los límites del tiempo y espacio para viajar por el tiempo con facilidad. Cuando viajamos por el tiempo o caminamos en sueños podemos fusionar nuestro cuerpo con la energía consciencial disponible, uniéndonos con la manifestación de nuevos apoyos estructurales, tales como pilares, Puertas Estelares y portales que ayudan a la Tierra y la humanidad a evolucionar en la línea del tiempo de Ascensión.


El cuerpo consciencial se está adaptando a nuevas funciones que proporcionan apoyo estructural para el planeta fuera del tiempo, y hacer de puente para las tribus genéticas o grupo al cual estemos conectados, para lograr la consecución de la consciencia superior en este ciclo.


29 vistas
©

Buscar

©