• White Facebook Icon
  • Akashicos.org

Todos los sistemas requieren energía

Actualizado: 5 de ene de 2020


Un sistema es un conjunto de partes componentes interactivas o interdependientes que forman un todo complejo e intrincado. Cada sistema está delineado por la Ley de Estructura que opera en el entorno de tiempo y espacio en el que existe, y es el subproducto de la calidad de la conciencia que lo creó originalmente. Un sistema se describe por su propósito original y su intención de creación, que se expresa en su funcionamiento general. Como ejemplo, si la mente de un depredador crea un sistema con el objetivo principal de servicio a sí mismo, controlar a otros o ganar poder, todos los componentes que funcionan dentro de ese sistema continuarán generando y reflejando la misma corrupción en la energía de su núcleo. Esto significa que está podrido en su núcleo, continuará perdiendo energía con el tiempo, y el sistema debe ser reestructurado para detener el drenaje energético sobre el medio ambiente y los recursos humanos.


Los sistemas tienen muchas capas y niveles diferentes de componentes diseñados para trabajar juntos, y todas estas partes tienen funciones que son interdependientes. Para que estos sistemas funcionen de manera óptima, deben organizarse o cohesionarse de tal manera que se interconecten y se comuniquen como un todo integrado. Esto requiere que los sistemas funcionen con los niveles de energía requeridos para satisfacer las demandas de cada una de sus partes en funcionamiento. Cada parte funcional de un sistema tiene un comportamiento e interrelación con otras partes de ese sistema. El buen funcionamiento de una parte tendrá un impacto en otra parte funcional de ese sistema. Entonces, claramente, si una parte no funciona bien, impedirá que otras partes de ese sistema funcionen bien. Si la energía de una parte no se restablece para mejorar su función, se producirá una falla del sistema.


Cuando un sistema se compone de muchas partes diferentes en las que se basa su funcionamiento general, cada parte más pequeña funcionará con un comportamiento específico que funciona como una estación de entrada y salida. Esto puede entenderse como el nivel de comunicación, que es la interconexión de las funciones entre todas las partes. Las comunicaciones realizadas en los sistemas requieren una transmisión (salida) y recepción (entrada) de información para compartir inteligencia o generar funciones dentro de las partes del sistema. Si la transmisión se realiza sin la capacidad de recibir la información dentro del sistema, el funcionamiento de esa transmisión de inteligencia se vuelve inútil. Esencialmente, esto describe el estado del sistema de código cerrado en la red de la Tierra, operando un sistema de mensajería unidireccional. Todas las formas de comunicaciones de energía balanceadas requieren intercambios bidireccionales, transmisión y recepción, entrada y salida, para crear el tercer aspecto o resultado de ese proceso energético combinado. Para que las partes funcionales de un sistema completo mantengan su relación en conjunto y logren un funcionamiento saludable, requerirán la cantidad adecuada de energía.


Sin embargo, en un sistema complejo que comprende muchas partes y capas diferentes, en el proceso general de funcionamiento, algunas partes en ese sistema tendrán comportamientos que pierden energía. Ningún sistema es completamente eficiente energéticamente y autosostenible en el proceso de ejecutar sistemas complejos, y como resultado, se perderá algo de energía a través de fugas creadas por el comportamiento de ciertas partes. En el proceso de comunicación formado entre las diversas partes, se necesita una conversión de energía para hacer que las entradas se conviertan en salidas, lo que se manifiesta como un gasto de energía requerido para generar esa función. El cuerpo humano es un ejemplo perfecto de un sistema complejo que requiere una fuente de energía, con el fin de generar el funcionamiento adecuado requerido para todas sus partes, que conforman todo el sistema corporal. Si el cuerpo no obtiene la cantidad adecuada de energía para encender sus sistemas, no funcionará de manera eficiente, y eventualmente los sistemas corporales se descompondrán.


Podemos aplicar esta comprensión para ayudarnos a mejorar la función de cualquier tipo de sistema, y ​​recordar que todos los sistemas y comunicaciones requieren energía.


Para mejorar la gestión de la energía en nuestra vida, queremos saber de dónde y de quién proviene la energía y cómo circula. El estado de descomposición energética es lo que podemos observar como la razón causal detrás de muchas disfunciones conductuales y estados de enfermedad que comúnmente se diagnostican en el sistema médico. Observamos la descomposición de los sistemas corporales humanos, causada por la pérdida constante de energía a lo largo del tiempo, lo que perjudica la capacidad de esa persona para crear una salud equilibrada, aumentar la autoconciencia o expandirse aún más hacia una conciencia superior. Por lo tanto, propagar un sistema de energía cerrado que promueva la pérdida de energía, las fugas de energía y la recolección de energía tanto de la Tierra como en la humanidad, es una estrategia implementada por los Controladores humanos y no humanos, que llevan a cabo la agenda para suprimir la conciencia humana. Al promover un sistema de arquitectura de fuente cerrada en la Tierra, pueden extraer o usar la energía de otras personas y secuestrar la energía del planeta, que utilizan para manifestar su agenda de control y líneas de tiempo artificiales. Un sistema de fuente cerrada es un tipo de sistema que no puede recibir ninguna fuente de energía nueva desde dentro o fuera de sí mismo. Debido a que todos los sistemas requieren energía, un sistema cerrado se convertirá en un sistema parasitario que se adhiere a otros seres vivos para cosechar su energía. Sin embargo, un sistema de fuente cerrada eventualmente se quedará sin energía y tenderá hacia la entropía, eventualmente se descompondrá. Con el tiempo, el colapso de ese sistema conduce a la aniquilación o destrucción de ese sistema, y ​​lo que sea que lo haya creado.


Hay varias formas en que los Controladores han programado sistemas de arquitectura de fuente cerrada en los campos energéticos de la Tierra, para manifestar una serie de sistemas entrópicos, como una estrategia para infligir el control mental sobre las masas. Sin embargo, una vez que se entiende la arquitectura del sistema de fuente cerrada y la entropía, queda muy claro cómo identificar la firma de energía presente, en cualquier tipo de sistema operativo, ya sea biológico o estructural, al prestar atención al movimiento energético y al comportamiento de ese sistema. El comportamiento energético no miente y se puede medir. El comportamiento energético mostrará desde dónde se está generando la energía real, revelando si se trata de un sistema de arquitectura parásito de código cerrado o una arquitectura autosuficiente de código abierto. Un sistema de código abierto puede recibir nueva energía desde dentro y fuera de sí mismo. Esto significa que los sistemas de código abierto podrán continuar ejecutando energía interna y externa, a fin de mantener el equilibrio energético y la homeostasis en todos sus sistemas. Un sistema de código abierto podrá reponer la energía perdida y tender a mantener estados de Negentropía, lo que mantiene su funcionamiento general a lo largo del tiempo, equilibrado y estable. Con un sistema de código abierto, el tiempo está de su lado. Finalmente, el tiempo revelará la verdad de la fuente de energía que está circulando a través de su capacidad para mantener el equilibrio y la estabilidad de su funcionamiento general, sin utilizar medios parasitarios para lograr su propósito.

270 vistas
©

Buscar

©